Encuentro Bienestar en Educación

Mapa mental de los dos días del encuentro creado por Jaime Buhigas
El Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias de Madrid organizó el Encuentro de Bienestar en Educación en su Sede los días 19 y 20 de abril de 2024.

 

Este fin de semana pasado, he estado en el Encuentro de Bienestar en Educación.

Ha sido una experiencia de emociones encontradas. Lagrimas derramadas por la tristeza de saber la dura realidad por la que esté transitando los profesores de la educación española y por otro lado carcajadas y entusiasmo provocado por la genialidad de los ponentes, que todos son o han sido profes.

Lo bueno y bonito de ir cumpliendo años, es que en este tipo de eventos te encuentras personas conocidas que hacía mucho tiempo no veías, ami me pasó con Gemma, colaboré 10 años atrás cuando yo empezaba mi andadura como coach y mindfulness y ella se planteaba cerrar la etapa de RRHH en empresa. ahora nos vuelve a unir la vida, por el bienestar.

A este encuentro fuí invitada por mi amiga Mónica que es profe y directora de sección de un Colegio estupendo de Madrid. Tan estupendo que es donde trabaja una de las organizadoras del evento: @Victoria Hortelano.

El salón de Actos del Colegio comenzó a llenarse y con puntualidad germana comenzaron las presentaciones, reconocimientos y agradecimientos.

Y llegó la primera intervención de la mano de Rafael Bisquerra, sabio veterano que nos contó hablo de la Educación emocional.

Nos alertó de las lacras preocupantes en la enseñanza: ansiedad, estrés,  depresión, automedicación e hipermedicación y suicidios,

Mucho de estos problemas vienen dados por el Analfabetismo Emocional que sufrimos todos en general y en particular la enseñanza.

La manera de conseguir alfabetizar es a través de implementar las competencias emocionales en los colegios, tanto para profesores,como para los estudiantes, necesariamente involucrando a las familias.

Se necesita mucho entusiasmo, calma interior, amor apasionado y dedicación para conseguir cambiar la tendencia de la negatividad que se va apoderando de la salud mental del profesorado.

En segundo lugar se reunieron, los representantes de todos los sectores de Educación, incluida la representante del alumnado una chica de 17 años. Fue espeluznate escuchar los datos de los que hablaban y esperanzador escuchar a la joven mujer como se expresaba y como hablaba de sus emociones y de su trabajo e implicación con sus compañeros y formación.

Un dato muy alarmante que se desprende de la encuesta de la Fundación SM es que el 47% de los docentes quieren dejar su trabajo, al que la mayoría llegaron hace años por vocación. Los pelos como escarpias y los ojos llorosos.

Menos mal que Carlota López-Peredo durante la transición nos levantó de nuestros asientos y nos movió, nos relajó, nos ajustó y alineó. Nos pidió que nos hidratáremos y que respiráramos conscientemente. No podía faltar el cuidado del cuerpo y el cerebro en un encuentro de bienestar.

Siguió la intervención de Javier Urra. Nos habló de la necesidad que tienen los niños durante su educación de tener LIMITES.

Cada uno tiene su lugar. Los profesores desde la humildad del que enseña y aprende al tiempo. Los alumnos con criterio y las familias con el sentido común, que todos sabemos que es el menos común de los sentidos y de eso se quejan los profes, de la falta de apoyo de muchos padres.

Para finalizar esta primera jornada, de un largo viernes, volvió a levantarnos Carlota y volvió a reajustarnos y relajarnos para irnos a casa a descansar para recuperar fuerzas para la siguiente jornada.

El sábado ya estábamos todos en el salón cuando a las 9 comenzó con el resumen y aprendizajes del día anterior.

La primera intervención de mano de José Antonio Luengo, que nos habló la Salud Mental en la Educación, desde su labor  diaria. Nos hablo de su vida personal y de como de un trauma se puede aprender si hay acompañamiento.

Educar a los niños para que sepan que la vida es adversa, que hay dificultades que han de aprender a afrontar. Enseñar a los niños a autorregularse emocionalmente.

El Peligro del que nos hablo José Antonio fue la violencia, la pornografía infantil, los suicidios

La siguiente intervención fue una FOTO de la mano de Julián Rosa, que nos contó el estudio sobre la situación de los profesores a raíz de la pandemia. La foto es oscura pues demuestra que el 33% de los profesores se sienten decepcionados, desconsiderados, ninguneados, desesperanzados, maltratados. Tras esta oscura foto, su mensaje era de animo de reconocimiento a la labor tan importante que hacen los docentes a diario en las aulas con nuestros hijos que son el futuro de nuestra nación.

Esta vez, nadie nos levantó de los asientos para movernos e hidratarnos. La siguiente intervención vino de la mano de Elvira Congosto, nos habló del Bienestar del docente. En este caso hablo de que la situación está para quejarse, pero que la queja no resuelve y para resolver la situación hay que volver a reconectar con la vocación,a través de recuperar el entusiasmo, conectar con el amor, el reconocimiento y la pasión.

Ahora sí que descansamos con una mesa de desayuno con fruta, agua, zumos, infusiones, café, galletas y pastas.

Y le llegó el turno a Salud digital de la mano de Guillermo Cánovas, que nos mantuvo en tensión durante su intervención por los datos espeluznantes que nos compartió. Adiciones, la falta de legislación de los delitos cometidos en las Redes. El grandísimo peligro que tenemos en casa, en las habitaciones de nuestros hijos con absoluta impunidad. La manera de poder ganar la batalla a este gran dragón es la educación del uso de lo digital, pues ha venido para quedarse.

Para calmarnos llegó Silvia Mondino, con su maravilloso violín que nos tocó amansando nuestro ánimo. Nos regaló tres piezas preciosas.

para terminar Jaime Buhigas, tuvo una intervención brillante, divertida, artística y polifacética. Nos habló de la importancia de crear Comunidad para que nos sintamos incluidos, acogidos, identificados. Nos leyó el precioso poema de José Hierro,

Respuesta

Quisiera que tú me entendieras a mí sin palabras.

Sin palabras hablarte, lo mismo que se habla mi gente.

Que tú me entendieras a mí sin palabras

como entiendo yo al mar o a la brisa enredada en un álamo verde.

Me preguntas, amigo, y no sé que respuesta he de darte.

Hace ya mucho tiempo aprendí hondas razones que tú no comprendes.

Revelarlas quisiera, poniendo en mis ojos el sol invisible,

la pasión con que dora la tierra sus frutos calientes.

Me preguntas, amigo, y no sé que respuesta he de darte.

Siento arder una loca alegría en la luz que me envuelve.

Yo quisiera que tú la sintieras también inundándote el alma,

yo quisiera que a ti, en lo más hondo, también te quemase y te hiriese.

Criatura también de alegría quisiera que fueras,

criatura que llega por fin a vencer la tristeza y la muerte.

 

Si yo ahora te dijera que había que andar por ciudades perdidas

y llorar en sus calles oscuras sintiéndose débil,

y cantar bajo un árbol de estío tus sueños oscuros,

y sentirte hecho de aire y de nube y de hierba muy verde…

Si yo ahora te dijera

que es tu vida esa roca en que rompe la ola,

la flor misma que vibra y se llena de azul bajo el claro nordeste,

aquel hombre que va por el campo nocturno llevando una antorcha,

aquel niño que azota la mar con su mano inocente…

 

Si yo te dijera estas cosas, amigo,

¿qué fuego pondría en mi boca, qué hierro candente,

qué olores, colores, sabores, contactos, sonidos?

Y ¿cómo saber si me entiendes?

¿Cómo entrar en tu alma rompiendo sus hielos?

¿Cómo hacerte sentir para siempre vencida la muerte?

¿Cómo ahondar en tu invierno, llevar a tu noche la luna,

poner en tu oscura tristeza la lumbre celeste?

Sin palabras, amigo; tenía que ser sin palabras

como tú me entendieses.

José Hierro, en De Alegría. 1947

 

Y al ritmo de su piano nos animó a cantar «eres tu» de Mocedades, porque el cantar unidos nos hace sentirnos comunes, comunidad. Terminamos abrazándonos pues así lo sentimos.

Nos elevó el espíritu, ese espíritu que habita en todos y en todo y que hay que buscar para pedir permiso para habitar los lugares y las relaciones.

Para terminar nos regaló el mapa mental que ilustra este post y nos hizo un resumen de los dos días de bienestar en la educación.

Para mi fueron dos días redondos. De aprendizaje, llenos de detalles de excelencia como la puntualidad, todo resultó fácil, se respiraba bienestar y cariño.

Gracias a todas las personas que han trabajado en este encuentro. Mi felicitación. Mi solicitud para que el año que viene vuelvan a celebrarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar