Plantear el trabajo como una fuente de felicidad, es una auténtica revolución

¿Conoces cuál es tu propósito en la vida? 

Seguramente que me respondes que sí. Seguramente me dices que es, ser feliz.

Y te pregunto entonces, ¿eres feliz? Y si lo eres ¿qué hacés para serlo?

Te voy a contar lo que hace una de las personas más felices del mundo:

Chade-Meng Chen, antiguo ingeniero de Google, nos dice que la felicidad llega a través de la compasión. La compasión tiene tres elementos:

  1. Afectivo: Yo siento por ti
  2. Cognitivo: Te entiendo
  3. Motivación: Quiero ayudarte

Y además explica como integrando estos tres elementos en la vida de las empresas se consiguen empresas altamente efectivas y muy exitosas.

En su explicación relaciona los tres elementos de la compasión con el estudio que hace Jim Collins en su famoso libro “Good to Great” que en español se traduce como “Empresas que sobresalen”.

Chade-Meng Chen nos dice que estas empresas comparten tres indicadores.  

Hoy voy a hablar del primero: 

  • que sus lideres son lideres de nivel 5.

Estos lideres además de estar altamente capacitados, comparten dos cualidades importantes

  • 1.- son humildes y 
  • 2.- son altamente ambiciosos en la búsqueda del bien común

Chade-Meng Chen dice que cuando se unen los dos primeros elementos de la compasión que son 

  • 1.- el afectivo (Yo siento por ti)  y 
  • 2.- el cognitivo (te entiendo), 

se generan las condiciones ideales para la humildad.

  • 3.- la motivación, que es quiero ayudarte, se relaciona con la ambición del bien común.

Por eso dice Chad-Meng Chen que la compasión es la manera de conseguir que los ´lideres lleguen a ser lideres de nivel 5.

Yo me pregunto: ¿Qué hacen estas personas para llegar a ser lideres de nivel 5? ¿Como consiguen las 3 condiciones de la compasión en una empresa en la que hay un montón de personas, todas diferentes?

Cuando se les pregunta: ¿Cómo lo consiguen? Mucho de ellos explican que practican la meditación METTA, que consiste en lo siguiente

Cuando conocen a una persona, o se cruzan con alguien por los pasillos, piensan:

 

 “deseo que seas feliz”

“deseo que seas feliz”,

“deseo que seas feliz”,

 

Este deseo genera buena vibración y esta buena vibración se va expandiendo como una mancha de aceite.

Ahora te pido que hagas una reflexión:

Te imaginas que pasaría si desde hoy deseas en lo más profundo de tu corazón, o al menos con tus pensamientos, a todas las personas con las que te encuentres

 

“deseo que seas feliz” 

“deseo que seas feliz” 

“deseo que seas feliz”

 

Te reto a que hagas la prueba, lleves un registro de lo que va pasando en tu día a día. Como van cambiando tus relaciones y nos lo cuentes aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar